AYUNTAMIENTO DE AÑANA
Mapa Web Contacta
Principal >> Turismo >> Monumentos y Patrimonio >> Salinas de Añana / Gesaltza-Añana

Salinas de Añana / Gesaltza-Añana

Según llegamos a Salinas de Añana / Gesaltza-Añana llama nuestra atención el Monasterio de San Juan de Acre. Se encuentra sobre un pequeño collado, al sureste de la localidad. Desde allí, se contempla una bella panorámica del Valle Salado.

Monasterio de San Juan de Acre

El Real Monasterio perteneció a la Orden de Malta y está constituido por diferentes cuerpos. Su planta es ligeramente rectangular, con un pequeño patio abierto al exterior por el Este. El elemento más característico del conjunto es la espadaña.

El acceso al convento se realiza por una portada bajo arco de medio punto con la dovela clave enseñándonos la Cruz de Malta, motivo este que se repite en varios lugares.

El Monasterio enlaza con la villa mediante el puente "Terrazos", sobre el río del mismo nombre. Realizado en piedra en 1762, sustituyó a otro anterior en madera.

Ya en Salinas encontramos un modelo urbano espontáneo con casas repartidas por el valle y a escasa distancia unas de otras. Su trazado es legado medieval al que se han ido sumando estructuras posteriores, principalmente del barroco.

La necesidad de seguridad de la población y la salvaguarda de la explotación de la sal hizo elegir una ubicación de fácil defensa. Se eligió para esto el alto del collado y adaptándose a él se configuraron dos calles curvilíneas. Posteriormente se construyó como elemento defensivo la muralla de la cual no queda nada hoy día, salvo algunos gruesos muros.

Otro elemento medieval lo constituían la existencia en los extremos de los ejes principales de edificios defensivos. En Salinas solo se puede verificar en una construcción, el templo - fortaleza de San Cristóbal, desmantelado tras la Guerra de la Independencia.

Era también componente fundamental en las villa medievales el foro, donde se realizaban las transacciones comerciales y las relaciones sociales. Solía situarse dentro o fuera del recinto amurallado. En Salinas se emplazaba en la llamada "plaza del Mercado". Como muestra de su importancia en aquel tiempo, nos ha llegado el instrumento de administración de justicia, representado por el rollo o picota con el escudo de los Sarmiento que podemos ver en esta plaza.

Posteriormente a esta época medieval y debido a la falta de espacio en el recinto amurallado, así como al crecimiento demográfico se produjo la ampliación de la villa por el sureste, lugar más favorecido por la climatología y menos abrupto.

Deja así el barroco su impronta dotando a la villa de una imagen más abierta aunque a la vez más irregular.

Llegamos de esta manera a la forma actual de "Y" invertida, resultando el pie la calle La Carrera y la plaza de D. Miguel Díaz de Tuesta el nexo entre los tres brazos.

Estos dos espacios, junto a la plaza de los Ozpinas, las casas solariegas de los Zambran-Herrán y la Casa Consistorial son los espacios urbanos más destacados de la corriente barroca en Salinas de Añana.

Llama también la atención el nombre dado a las calles de la localidad recordando a personajes notables (Díaz de Tuesta, Ozpinas); servicios públicos (nevera, reloj, hornos, mercado, fuente); el sentir religioso (San José, San Juan); emplazamientos y climatología (cercas altas y bajas, solana, carrera real) y por último, apodos (cantarranas, perruchico).

Casa Palacio de los Herrán

Volviendo a los elementos constructivos más interesantes comenzaremos la descripción por la zona más baja donde se asienta el palacio de los Ozpinas, en la plazuela del mismo nombre. La casa se encuentra exenta, es de planta rectangular y tres pisos. Se rodea de espacio ajardinado y huerto. Los materiales utilizados son mampostería y sillería, el uso de la piedra es también abundante en el interior, si bien el trabajo de mayor calidad corresponde al hierro con representación en barandillas, rejas, cartelas y puerta principal y a la madera en la portada, aleros e interior. El ámbito más importante corresponde a la fachada principal, donde la herrería constituye el mayor atractivo con un vistoso balcón corrido que recorre la planta intermedia.

El siguiente punto de interés lo constituye el espacio urbano alrededor del cual transcurre el tejido callejero de la villa. Atiende al nombre de plaza Miguel Díaz de Tuesta, conociéndose anteriormente como plaza Principal. Carece ésta de mueble urbano, pero tanto por su emplazamiento como por la presencia del Ayuntamiento así como de otras dependencias públicas se puede considerar el centro de encuentro.

La Casa Consistorial se encuentra en el costado norte. Su planta baja junto con el balcón corrido muestran características propias del barroco en el País Vasco. Al pórtico se accede a través de tres arcos carpaneles. En la parte trasera se encuentra la torre del reloj que controlaba el horario de apertura y cambio de turnos en la distribución de la muera y a un lado el cubierto juego de bolos.

Otra característica de la que gozan las plazas barrocas es el enfrentamiento posicional del edificio público con la casa señorial de ámbito particular y sustitutiva del templo parroquial. Parece ser que esta posición la ocupaba la antigua casa palacio de los Hurtado de Corcuera.

La calle La Carrera conexiona los dos recintos o foros públicos de la villa de Salinas: El medieval, representado por la plaza del Mercado y el moderno por la plaza Miguel Díaz de Tuesta. Destaca aquí la presencia del edificio civil barroco más atractivo no sólo de la villa sino posiblemente de todo el territorio alavés, el palacio rural conocido como "palacio de los Herrán".

Fue mandado construir por D. Pedro de Zambrana, administrador Real de las Salinas y su realización estuvo a cargo del arquitecto Felipe del Castillo. Las obras comenzaron en 1695.

El edificio es cuadrado, aislado y rodeado de terreno. Por la fachada prinicipal se prolonga en rectangular. Los materiales utilizados son: Mampostería en fachadas, sillería para cercos y esquinales, madera ricamente representada exteriormente y ante todo hierro forjado, donde se lucen magníficos ejemplos.

El reparto de huecos y llenos es sumamente equilibrado. En la planta baja de zaguán el centro está localizado por portada en arco adintelado. En la primera planta hay tres balcones, entre medio de los cuales lucen dos escudos de armas ennobleciendo el edificio. En la tercera planta se repiten los tres huecos de balcón coincidiendo con las plantas inferiores. La fachada lateral que mira a la plaza del Mercado presenta un orden similar, y la fachada derecha es menos vistosa al añadírsele el cuerpo auxiliar que fue en otra época una de las dos herrerías de la Villa.

Lo más destacado de este edificio son los motivos ornamentales como las cabezas de los canes que muestran la figura de una bella mujer, los escudos de armas representados por castillo sobre agua acompañado de dos estrellas y sobre todo como ya hemos comentado, los trabajos de herrería que se muestran en balcones y barrotes empotrados de las ventanas de la planta baja.

Dentro de la finca se despliega un aljibe que en origen era surtido por la hoy inutilizada fuente que aún se exhibe.

Continuando la visita hacia el norte nos encontramos con la plaza del Mercado, que nos recuerda el lugar donde en otro tiempo tenían lugar las transacciones de mercancías, a la vez que ejercía de foro de reunión social. De este tiempo nos queda el rollo o picota que constituía el emblema de jurisdicción, de ahí que en el fuste lleve el escudo de los Sarmiento, linaje éste que poseyó la villa de Salinas. En la picota se ajusticiaba y se exhibía a vergüenza pública a los malhechores. Rematando el fuste se encuentra una cruz trebolada de hierro, elemento añadido una vez perdida su función primitiva y transformada en hito cristiano o crucero.

La plaza del Mercado ha quedado reducida hoy a paraje abierto sin urbanizar.

templo parroquial de Santa Maria de Villacones (Salinas de Añana / Gesaltza-Añana)

Nos resta solamente hacer mención del templo parroquial de Santa María de Villacones que se encuentra en la zona más baja del pueblo dominando el cauce del río de la Muera.

El paseo que circunda al templo ofrece una bonita panorámica.

Parece que existió en este terreno una ermita y que el templo actual asumió sus funciones cuando se destruyó el de San Cristóbal. El edificio es obra de diversas épocas.

A pesar de la sencillez de sus formas resulta una construcción destacada. Presenta planta rectangular con cabecera poligonal. Los materiales empleados son mampostería en muros, reservando la sillería para zonas importantes. Se conservan algunos soportes que corresponden al siglo XIII que debieron formar parte de un templo medieval que se reconstruyó en el XV, tras su finalización un siglo después se configuró un edificio con planta de cruz latina flanqueada por capillas laterales.

Las distintas épocas de construcción se advierte claramente en sus bóvedas.

En 1662 fue ordenada la construcción de la torre y sus obras comenzaron en los años 1700 y 1701. Es de sillería y alberga en su cuerpo inferior un pequeño pórtico , en el superior se hallan los vanos para las ventanas. Presenta algunos elementos decorativos barrocos que contrastan con la sencillez del templo.

En el interior llama la atención la imagen de la Andra Mari que corresponde por sus características a comienzos del siglo XIV. Por lo demás, el retablo Mayor es de estilo renacentista. El retablo de Santa María la Redonda y el del Calvario son de estilo barroco, albergando el primero la imagen de Santa María que corresponde al tipo Andra Mari de finales del siglo XIV y que fue trasladada del templo de San Cristóbal cuando fue demolido, en este retablo destaca otra imagen la de Santa Ana, patrona de los salineros. El templo posee, procedentes de ermitas desaparecidas una gran colección de imágenes.

No queremos dejar de destacar la existencia de otra serie de edificios que han desempeñado una función importante en la vida de la Comunidad:

  • Hornos, llegó a contar la villa con tres, hoy sin embargo han desaparecido.
  • Fragua, aún hoy se conserva en la calle Real utilizada para otros fines.
  • Balneario, sus ruinas permanecen junto al Valle Salado.
  • Fuente, en la plazuela del mismo nombre, actualmente sólo resta un griego y la rudimentaria pila aljibe enmarcado bajo incompleto arco de piedra.
  • Hospital, se atendía en él a los pobres y a los transeúntes. Es un edificio sencillo que no delata su antiguo servicio.
  • Casino, célebre y frecuentado en pasadas épocas, sus dependencias se desarrollaban en el primer piso y disponía de una sala- reservado donde se reunían las personalidades y de un café.
  • Molino, se encontraba junto al río y descolgado del caserío.

Encontramos también diversas construcciones que servían como almacenes de sal.

subir


Pueblos Atiega/Atiaga
Salinas de Añana / Gesaltza-Añana
Excmo. Ayuntamiento de Añana Pza. Miguel Dz. de Tuesta, 3 - Salinas de Añana / Gesaltza-Añana (Álava)
Tfno. 945 35 10 67 - Fax. 945 15 97 95 - aanana.secretaria@ayto.alava.net