AYUNTAMIENTO DE AÑANA
Mapa Web Contacta
Principal >> Presentación >> JJ.AA. >> Nuestros pueblos >> Salinas de Añana / Gesaltza-Añana

Salinas de Añana / Gesaltza-Añana

Para comprender la historia de Salinas de Añana / Gesaltza-Añana hay que tener en cuenta la importancia de la sal.

panorámica de Salinas de Añana / Gesaltza-Añana

Perderse unas horas por los intrincados senderos de las salinas de Añana supone un encantador juego para los sentidos. Deambular sin rumbo fijo por sus caminillos, eras y canales, que hasta hace escasas décadas distribuían la muera por todo el valle, crea en el visitante una franca emoción al contemplar lo que en un tiempo supo crear la mano del hombre. El valle que conforman los cientos de parcelas espera calmoso y sugerente a todo aquel que se adentre a recorrerlo. Escondido entre colinas que lo cobijan y resguardan del frío viento, semeja a un descomunal puzzle de madera, piedra y salitre; a un desgajado espejo de luz que refleja un sinfín de destellos al cielo.

Una mirada, un fugaz vistazo al inmenso damero que conforman sus cientos de piezas da idea de la alta estima que los antiguos tuvieron por este mineral. Codiciada fuente de salud para la economía y la vida del hombre durante siglos; condimento alimenticio de personas y animales; conservante de pescados y carnes; moneda de cambio y pago de jornales. Con ella, y desde tiempos del Imperio Romano, se trataron y curtieron pieles y se prepararon ungüentos y medicinas. Por ella, por su control y dominio, se desencadenaron guerras y se arrasaron ciudades enteras.

Actualmente, una de las mejores opciones para recorrer el salinero alavés, erigido como monumento a la industria humana, es arrancar el paseo desde sus mismos manantiales y bajar serpenteando por los recovecos y sendas. El agua mana aún a borbotones en varios aljibes y a partir de ahí se distribuye a través de una red de conductos, eras y piscinas, posando en el peregrinaje su fruto. Desde la parte alta, el escenario se muestra terriblemente bello y decrépito, impactante en su decadencia.

Según se desciende, sobre un collado se divisa el imponente perfil del monasterio de las Comendadoras de San Juan de Acre. Fundado sobre los escombros de un viejo hospital de peregrinos por la Orden de Malta, alza su pose de centinela, dominadora y altiva, y se enseñorea sobre sus antiguos dominios. Hoy apenas lo habitan media docena de monjas que preparan velas y miel y guardan la capilla, pero antaño fue importante alto de peregrinos, lugar de culto y recogimiento, y centro de control sobre el territorio.


subir



Al alba

Siguiendo las sinuosas calles, se desciende por el destartalado valle, que a cada paso descubre sus miserias en forma de escalerillas caídas, muros desvencijados y canales embrozados. Merece la pena descubrirlo al alba; cuando se levanta el día y nacen las primeras luces, se forma una atmósfera brumosa que tiñe el ambiente de formas fantasmagóricas.

Conviene detenerse de vez en cuando y observar las aguas en su infinita quietud. Abajo, en el fondo del valle, un oprimido arroyuelo parece querer abrirse paso entre miles de puntales que todavía sostienen a las terrazas. Alcahueteando bajo los balcones, en un viejo depósito de sal, se ven dos pieles, una de jabalí y otra que parece de zorro, que cuelgan de un poste mientras algunas moscas bailan a su alrededor.

El día avanza y da paso a un meloso sol de invierno que calienta estas tierras de sal. Descendiendo el sendero, el valle se abre en dos brazos y al arroyo se le unen las limpias aguas de otra escorrentía que discurre paralela a la carretera. Más abajo, en una terraza alta pegada al pueblo, todavía resisten los poderosos muros de un antiguo almacén, hoy repleto de su vencida techumbre.

Mirando de frente al pueblo se dejan ver algunas eras reconstruidas adornadas con diversos ingenios, que simulan al visitante una pequeña porción del antiguo aspecto del lugar. Son eras jóvenes y esmeradas que hacen avergonzarse al resto, demasiado moribundas e infectadas de tiempo

Celebra sus fiestas patronales .............................

Historia

Texto de JAVIER ZARDOYA extraido de la página web de el diario "el correo digital".

subir



Pueblos Atiega/Atiaga Salinas de Añana / Gesaltza-Añana
Excmo. Ayuntamiento de Añana Pza. Miguel Dz. de Tuesta, 3 - Salinas de Añana / Gesaltza-Añana (Álava)
Tfno. 945 35 10 67 - Fax. 945 15 97 95 - aanana.secretaria@ayto.alava.net